Semana clave para el acuerdo con los buitres

0
199

El macrismo confía en tener los votos suficientes para convertir en Ley la iniciativa que, además, deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza la emisión de deuda por 12.500 millones de dólares. El rol central de los gobernadores para aprobar el proyecto.

Fuente: Infonews

El oficialismo confía en que se aprobará el proyecto de ley sobre el acuerdo para el pago a los fondos buitre que promueve el Poder Ejecutivo Nacional, ya que cuenta con los votos suficientes para convertir en Ley la iniciativa que, además, deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza la emisión de deuda por 12.500 millones de dólares.

La iniciativa será discutida el próximo miércoles 30 de marzo, desde el mediodía. Voceros de todas las bancadas coinciden que el debate se extenderá durante varias horas y hasta bien entrada la noche.

De ser aprobado, el proyecto, que ya fue sancionado por la Cámara de Diputados, será convertido en Ley y le permitirá al gobierno de Mauricio Macri empezar a cerrar el litigio con los holdouts.

El Interbloque Cambiemos, conformado por el radicalismo y el PRO, cuenta también con los votos del peronismo federal y con varias voluntades favorables dentro del bloque del Frente para la Victoria que, en la Cámara alta, posee una amplia mayoría absoluta.

A los aproximadamente 27 senadores no kirchneristas que apoyarán el proyecto de Ley, se sumarán unos quince legisladores que integran el bloque del FPV, entre los que se cuentan su presidente, Miguel Angel Pichetto, el salteño Rodolfo Urtubey y todos los senadores de esa bancada de las provincias de Santiago del Estero, Entre Ríos y Misiones. Con esas voluntades, el oficialismo podría superar los 45 votos favorables.

Los gobernadores son clave

En el marco de las negociaciones por la coparticipación entre el Ejecutivo y los mandatarios provinciales, el Gobierno metió como tema prioritario el acuerdo con los buitres. Como paso previo, esto fue fundamental para lograr el apoyo explícito al proyecto de parte de la mayoría de los gobernadores, que fueron invitados la semana pasada al plenario de comisiones del Senado.

Entre las voces positivas al acuerdo se anotaron los mandatarios Mario Das Neves (PJ-Chubut), Alfredo Cornejo (UCR-Mendoza), Hugo Passalacqua (Frente Renovador-Misiones), Gustavo Bordet (FPV-Entre Ríos), Omar Gutiérrez (MPN-Neuquén), Alberto Weretilneck (Frente Grande-Río Negro), Sergio Uñac (San Juan-FPV), Sergio Casas (FPV-La Rioja) y Hugo Peppo (Chaco-FPV).

También argumentaron a favor la catamarqueña Lucía Corpacci (FPV), el jujeño Gerardo Morales (UCR), el cordobés Juan Schiaretti (UNA), el salteño Juan Manuel Urtubey (FPV), el santafecino Miguel Lifschitz (Socialismo), la bonaerense María Eugenia Vidal (PRO) y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta (PRO).

En cambio, hablaron contra el acuerdo el puntano Alberto Rodríguez Saá y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González.

Por su parte, entre los senadores que ya anticiparon su voto contra la iniciativa de pago a los fondos buitre figuran las kirchneristas santacruceñas Virginia García y María Esther Labado, quien además presentó un dictamen en minoría rechazando el acuerdo.

Además, se expresarán por el “no” los dos presidentes de las comisiones a las que fue girado el proyecto: Juan Manuel Abal Medina, de Presupuesto y Hacienda, y Eduardo Aguilar, de Economía Nacional.

El debate por el acuerdo con los fondos buitre provoca una división dentro del bloque que encabeza el rionegrino Pichetto, que se plantó contra un proyecto de Ley que había sido presentado en conjunto con el peronista puntano Adolfo Rodríguez Saá a principios de la semana pasada, para que el Ejecutivo esté obligado a pedir autorización al Congreso para tomar deuda.

El proyecto había sido pasado a la firma en el mismo momento que el de los holdouts, pero no logró las adhesiones necesarias. Vale destacar que esta iniciativa modificaba la Ley de Administración Financiera que, desde 1992, cedía esa facultad de los legisladores en el Poder Ejecutivo.

Entre los que se negaron a firmarlo figura el salteño Juan Carlos Romero, integrante del Interbloque Federal que encabeza el propio Rodríguez Saá. Tampoco firmó el dictamen del proyecto la patagónica Labado, texto que confeccionó su propio jefe de bloque.

No hay comentarios

Dejar respuesta