Gases y balas de goma: brutal represión a manifestantes en San Isidro

0
576

Al menos 15 trabajadores de una fábrica recuperada habían sido detenidos este jueves por la tarde durante un desalojo por la fuerza, por parte de la Policía bonaerense, de la planta de la metalúrgica RB. Los mismos efectivos atacaron a los manifestantes que exigían la liberación de sus compañeros, y en consecuencia, 30 personas resultaron heridas.

Unas 400 personas reclamaron este jueves por la noche ante las fiscalías del municipio de San Isidro por la liberación de los cooperativistas detenidos en la tarde luego de un brutal desalojo por parte de la Policía Bonaerense, que luego atacó con gases y balas de gomas a los manifestantes.

El ataque de las fuerzas policías derivó en 30 heridos, mientras que hay tres trabajadores que permanecían desaparecidos. Se trata de Martín Casasola, Juan Cruz Perego y Pablo González, de quienes se desconoce su paradero.

“Pedimos que nos digan dónde están alojados”, sostuvo el presidente de la cooperativa de la metalúrgica RB al canal C5N. Los trabajadores saben que sus compañeros están detenidos, aunque desconocen en qué lugar.

Los inconvenientes comenzaron por la tarde, cuando los manifestantes que reclamaban sobre el acceso de la calle Alsina fueron desalojados por la bonaerense con gases, palazos y disparos de goma, por lo que se trasladaron a la avenida Centenario donde cortaron el tránsito y volvieron a ser reprimidos por la fuerza, con un saldo de al menos 5 lesionados de bala de goma.

En consecuencia, al menos 15 trabajadores habían sido detenidos y otros tres resultaron lesionados, lo que derivó en una nueva protesta en las puertas de las fiscalías, para pedir la liberación de los trabajadores.

La metalúrgica RB es una empresa recuperada en la localidad bonaerense de Martínez. Pesa sobre la misma una orden de desalojo a pesar de que está vigente una orden de expropiación a favor de la cooperativa que la gestiona hace más de 15 años.

Fundada en 1958, fue recuperada por sus trabajadores luego del cierre durante la crisis económica de 2001, cuando convinieron con los acreedores un plan de pago para mantener la maquinaria y las fuentes de trabajo.

Juan Martín, integrante de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) que acompañó la nueva ocupación de la planta luego del primer desalojo de principios de junio, dijo a la agencia Télam: “La Policía Bonaerense irrumpió con una nueva orden de desalojo y se llevó presos a 15 trabajadores que no sabemos a dónde los llevaron, y después nos corrieron con balas de goma y gases por cuatro cuadras”.

No hay comentarios

Dejar respuesta